Consejos para caer bien cuando se viaja, por ejemplo a Brasil

La historia se repite en cualquier lugar al que se vaya. Uno tiene que caer bien para que no le traten como a un turista más con el símbolo del dólar escrito en la frente. Hay que intentar que nos traten como a personas y no como a bancos. Ganarnos a las personas para que acepten nuestra presencia y les agrademos en sí, sin tener que gastar en cada acción que realizamos. Y sobre todo para disfrutar de una charla sincera, de la compañía alegre de una persona que nos proporcionará en un rato mucha más información de la que se encuentra en las guías de viaje.

Los consejos que destaco a continuación funcionan en prácticamente todos los países, pero en este caso os quiero pasar algunas frases fáciles que pertenecen a populares canciones brasileñas, y que pueden abrirnos muchas puertas

1. Hay que aprender algunas palabras en su idioma, y nunca decir que su lengua es “fácil”.

Todos los idiomas cuestan esfuerzo, y todas las personas encuentran dificultades en aprender la gramática y pronunciación correcta de su lengua natal. Por eso, sea chino o portugués, a cualquiera le gustará comprobar que el turista desconoce algo que él domina, pero a la vez que lo considera valioso como para tomarse el esfuerzo de intentar acercarse a él con unas palabritas. Pedir ayuda con la pronunciación de una palabra dando la imagen de extranjero patoso siempre ayudará para meterse en el bolsillo a brasileñas y brasileños.

Como ejemplo os dejo un forró, estilo musical muy popular en el Nordeste y por extensión en todo Brasil. En este caso el Forró Sebastiana nos enseña en su estribillo, como si fuéramos colegiales, las principales letras del idioma: a e i o u y

2. Destacar el medio natural del país que se visita…

Siempre hará que las personas se sientan orgullosas del lugar en que se encuentran. En el caso de Brasil además ellos se sienten muy orgullosos de su clima, por eso la frase que recomiendo es Moro num país tropical, abençoado por Deus e bonito por natureza=vivo en un país tropical bendecido por Dios y bonito por naturaleza

3. Afirmar que la comida es excelente.

Si es necesario decir que es la mejor que se ha probado. En este caso el café, ese producto del que muchos países de Etiopía a Colombia están orgullosos, nos ayudará a arrancar una sonrisa diciendo: Para fazer um bom café meu bem, como se faz lá no Brasil= para hacer un buen café, cariño, como el que se hace en Brasil…

4. Elogiar la simpatía de su gente.

Es algo de lo que todos los habitantes del planeta les gusta presumir. En este caso lo tenemos fácil, la cultura brasileña es de por sí acogedora y alegre y muchas de sus canciones tradicionales defienden una vida amable y despreocupada. Así que si proclamamos que  en Brasil a vida é bonita, é bonita e é bonita=la vida es bonita, es bonita y es bonita, nos ganaremos más de un amigo.

5.Reseñar lo especial de su folclore.

En cualquier lugar y en cualquier cultura la forma de sus celebraciones, los compases de su música y los pasos de su danza son únicos y profundamente anclados a sus raíces. Alabar el folclores es alabar la tradición y la historia de un pueblo y su forma de hacer las cosas. Por eso digamos sin miedo en Brasil: Não deixe o samba morrer=no dejes morir la samba.

6.Alabar la belleza de sus mujeres.

Funciona siempre que no hablemos de la pareja de la persona con la que hablemos. Si elogiamos la estética de las mujeres ante una de ellas se sentirá halagada, y un extraño sentimiento de paternalismo, camaradería, o quizás machismo hará que seamos cómplices de los hombres si le dirigimos a ellos el piropo referido a la fémina. En este caso el ejemplo se ilustra con una canción conocida mundialmente; entonando olha que coisa mais linda=mira que cosa tan bonita, cualquier sabrá que estamos hablando de la chica de Ipanema

7. Y por supuesto proclamar las bonanzas de sus jugadores de fútbol y afirmar que su equipo será el gana en el Mundial-

O por lo menos, que será el segundo después del propio.

 

 

Anuncios

8 cosas que debes saber antes de viajar a Brasil a apoyar a La Selección

CIMG16281. Brasil está en el extranjero. Parece una perogrullada, pero no lo es. Mira tu pasaporte y comprueba que tiene una vigencia de 6 meses como mínimo. También debes tener un billete de ida y vuelta confirmada, sin esos requisitos no te dejarán entrar en el país. También debes tener una reserva de hotel confirmada para que los agentes aeroportuarios te permitan la entrada al país.

real-brazil2. En Brasil utilizan Real Brasileño. Y de hecho hay que acreditar que se poseen 170 de ellos por cada día que estés allí. Una cantidad que equivale a 55€. Si decides utilizar tu tarjeta de crédito, debes tener en cuenta que los cajeros no están en la calle sino dentro de los bancos. Y la mayoría los cierran a la vez que la sucursal. Son pocas las oportunidades que hay de sacar dinero después de las 8 de la tarde. Como contrapartida, hay que destacar que el uso de la tarjeta de crédito está muy extendido, incluso para pagar cantidades pequeñas.

Corcovado Río de Janeiro3. En Brasil hablan portugués, no brasileño. Igual que el idioma oficial de México es español y no mexicano. Aunque los idiomas son similares y muchos brasileños están acostumbrados a escuchar español por estar rodeados de países hispanohablantes, a veces no vale con gritar lo que queremos en español. Y ahí va la primera clase, si eres mujer y dices “obrigado” en vez de “obrigada” pensarán que das las gracias, pero también que tienes un problema de definición de género. Intenta aprender un par de palabras que te facilitarán la vida.

486491_2283567105044_1884382817_n4. En Brasil no siempre es verano, de hecho ahora es invierno. Ya sé que al pensar en Brasil aparecen en nuestra cabeza imágenes de playas tropicales y las playas no se van de vacaciones, pero en Brasil también llueve. Cuanto más al Sur avanzamos, el clima es más frío. Por ejemplo en Sao Paolo en julio, la temperatura media en julio es de 16º con mínimas de 12º. Conviene llevar un jersey y un chubasquero junto con las sandalias y el bañador.

IMG_01655. En Brasil también hay restaurantes. Y lo digo por aquellos que llenan la maleta de comida antes de salir. Lo primero porque hay que cuidar no sobrepasar el límite de peso del equipaje que depende de cada compañía. Y lo segundo porque no podrás entrar en el país con alimentos frescos, queso, pescado o carne. ¡Y eso incluye el jamón serrano! Ni envasado al vacío ni nada de nada, si te revisan la maleta y los llevas, te lo quitarán.

São_Paulo_-_Skyline_by_night6. En Brasil hay ciudadesy dentro de ellas, farmacias. Hay que seguir una serie de precauciones sanitarias, entre ellas es recomendable, pero no obligatorio, vacunarse contra la fiebre amarilla. Pero no debemos  entrar en estado de paranoia pensando que va a salir un escorpión entre las sábanas o una serpiente junto al autobús. Aunque se vaya a Brasil, no se va a la jungla. Los partidos de copa se celebran en ciudades, algonas macrociudades, a las que sólo se aclimata el ser humano.

lei-seca7. En Brasil rige la “Ley Seca”. Según la cual, no se puede ingerir ni una gota de alcohol antes de coger el coche. Los turistas pueden conducir en territorio brasileño con el carnet de conducir del país de origen, pero hay que tener cuidado con lo que se bebe. En la puerta del estadio, en la playa, en el centro de las ciudades y por cualquier parte habrá vendedores ambulantes vendiendo cerveza, pero tampoco será difícil encontrarnos con un control a la salida. Desde 2009 el gobierno es muy estricto a la hora de aplicar la ley contra los conductores que hayan ingerido algo de alcohol. Por beber una cerveza pagarás 600 € de multa. A partir de 3 se contemplan penas de cárcel de entre 6 meses y 3 años.

8. En Brasil la alegría es contagiosa, así que después de seguir estas recomendaciones, relajate y prepárate a disfrutar no sólo de tu equipo, sino de un país que vibra con cualquier acontecimiento, alegre y despreocupado, sencillo y exótico, que alberga personas con infinitas ganas de vivir.Subida Corcovado

Si quieres escucharlo: