Lo que verán (y cosas que no experimentarán) los jugadores en el Mundial de Brasil

En espera de los resultados de los primeros partidos son seguro 3 las ciudades que verán los jugadores de La Roja en Brasil. Con toda seguridad, aparcarán los entrenamientos algún rato para disfrutar de las maravillas del país, pero habrá otras cosas muy cerca, que su categoría de superestrellas les impedirá experimentar y nosotros, turistas sin más, podremos vivir.

1. Lo que verán en Salvador de Bahía: El Pelourinho Pelourinho Salvador de Bahia

Es el barrio histórico de Salvador de Bahía, visita obligada de cualquier turista. Situado en lo alto de la ciudad, sus calles empedradas y los edificios coloniales de colores nos sitúan en un Brasil en el que pareciera no pasar el tiempo si consiguiéramos sacar a los turistas que se agolpan en él con sus móviles, tabletas y cámaras de vídeo y fotos.

Pelourinho era hasta 1884 una palabra habitual entre los habitantes de muchas ciudades de Brasil. Se refiere a la columna de piedra colocada en la plaza principal de la población para exponer a los esclavos, comerciar con ellos o castigarlos. Podemos imaginar de dónde vino el nombre del barrio y por qué.

2.No experimentarán en el corazón de Bahía, el sonido de los múltiples conciertos improvisados en cada esquina. No comerán un acarajé preparado como hace décadas por una gran negra vestida de blanco en un puesto callejero. Nadie les colocará sin darse cuenta en la muñeca una fita de bonfim, una pulsera de tela con tintes religiosos, para después chantajearles la mayor limosna posible. No pasarán una noche en cualquier plaza, embriagados de caipirinha y soportando los empujones bailongos de bahianas y bahianos sudorosos y animados con muy poco respeto por los límites de cercanía interpersonal europeos, pero con fragancia de jabón y perfume (lo entenderás pinchando en el enlace).ensaio-olodum-06

3. Lo que verán en Río de Janeiro, el CorcovadoIMG_0293Y es imposible no ver esta estatua de 38 metros encima de la colina de 710. A los cariocas les gusta ver la estatua como un gran padre que abre sus brazos protectores para todos los que habitan la ciudad. Un refugio de fe para los abnegados ciudadanos que viven con paradójica alegría el calor, la inseguridad y la injusticia diaria de un país al que le queda mucho por recorrer en igualdad social. Fue construido en 1931 sobre una colina que se llamó en su día “Pico de la Tentación”, y sufragado por todo Brasil. Se organizaron fiestas, celebraron rifas, se pidió dinero casa por casa para poder construir un monumento que simbolizara todo un país. Los brasileños ya demostraron hace 80 años, que a veces el corazón puede hacer más cosas que la cabeza, a la hora de llevar a cabo el proyecto que quieren.

4. No podrán tener una charla tranquila en la Colonia de Pescadores que aún resiste en un rincón de la playa de Copacabana. Con unas instalaciones muy pequeñas y unas 20 embarcaciones sobre la arena, esta pequeña comunidad de trabajadores del mar resiste al tiempo. Salen entre las 5 de la mañana y las 9 a pescar y dejan el género en una pequeña tienda que hay allí mismo. El resto del día lo pasan reparando las barcas, echando remiendos a las redes o simplemente bebiendo cachaça y compartiendo la visión de una ciudad desde un mismo lugar a través de los años.colonia pescadores copacabana

5. Lo que verán en Curitiba: el Jardín Botánico

Con su Palacio de Cristal, inaugurado en 1993, es un ejemplo del orden y el diseño del que les gusta presumir a los habitantes de Curitiba. Los jardines de formas geométricas intentan emular a los de Francia y el gran invernadero Art Noveau está inspirado en un palacio de Londres. Es un intento doble de conservar la botánica de la región y de dar una muestra de que la ciudad es más ecológica, ordenada, cosmopolita y moderna que la media de Brasil. Con profundas raíces europeas, los curitibanos se empeñan en querer demostrar que en Brasil no todo es samba y carnaval Jardim Botanico Curitiba

6. Pero no se detendrán en la puerta para charlar con su portero Antônio da Silva, que como a cualquier brasileño le gusta hablar de todo y de nada en la misma conversación. En un tono pausado y cercano, contará como la gente se llevaba las plantas a su casa o el último rifirrafe que tuvo con unos chavales que se colocaban bajo el puente para ver las braguitas a los turistas. Y esto señores y señoras, también es un placer que no podrán tener las estrellas del fútbol y sí todos los que viajen por Brasil gastando (de verdad) la zapatilla.Jardim Botanico Curitiba porteiro

 

 

Anuncios

8 cosas que debes saber antes de viajar a Brasil a apoyar a La Selección

CIMG16281. Brasil está en el extranjero. Parece una perogrullada, pero no lo es. Mira tu pasaporte y comprueba que tiene una vigencia de 6 meses como mínimo. También debes tener un billete de ida y vuelta confirmada, sin esos requisitos no te dejarán entrar en el país. También debes tener una reserva de hotel confirmada para que los agentes aeroportuarios te permitan la entrada al país.

real-brazil2. En Brasil utilizan Real Brasileño. Y de hecho hay que acreditar que se poseen 170 de ellos por cada día que estés allí. Una cantidad que equivale a 55€. Si decides utilizar tu tarjeta de crédito, debes tener en cuenta que los cajeros no están en la calle sino dentro de los bancos. Y la mayoría los cierran a la vez que la sucursal. Son pocas las oportunidades que hay de sacar dinero después de las 8 de la tarde. Como contrapartida, hay que destacar que el uso de la tarjeta de crédito está muy extendido, incluso para pagar cantidades pequeñas.

Corcovado Río de Janeiro3. En Brasil hablan portugués, no brasileño. Igual que el idioma oficial de México es español y no mexicano. Aunque los idiomas son similares y muchos brasileños están acostumbrados a escuchar español por estar rodeados de países hispanohablantes, a veces no vale con gritar lo que queremos en español. Y ahí va la primera clase, si eres mujer y dices “obrigado” en vez de “obrigada” pensarán que das las gracias, pero también que tienes un problema de definición de género. Intenta aprender un par de palabras que te facilitarán la vida.

486491_2283567105044_1884382817_n4. En Brasil no siempre es verano, de hecho ahora es invierno. Ya sé que al pensar en Brasil aparecen en nuestra cabeza imágenes de playas tropicales y las playas no se van de vacaciones, pero en Brasil también llueve. Cuanto más al Sur avanzamos, el clima es más frío. Por ejemplo en Sao Paolo en julio, la temperatura media en julio es de 16º con mínimas de 12º. Conviene llevar un jersey y un chubasquero junto con las sandalias y el bañador.

IMG_01655. En Brasil también hay restaurantes. Y lo digo por aquellos que llenan la maleta de comida antes de salir. Lo primero porque hay que cuidar no sobrepasar el límite de peso del equipaje que depende de cada compañía. Y lo segundo porque no podrás entrar en el país con alimentos frescos, queso, pescado o carne. ¡Y eso incluye el jamón serrano! Ni envasado al vacío ni nada de nada, si te revisan la maleta y los llevas, te lo quitarán.

São_Paulo_-_Skyline_by_night6. En Brasil hay ciudadesy dentro de ellas, farmacias. Hay que seguir una serie de precauciones sanitarias, entre ellas es recomendable, pero no obligatorio, vacunarse contra la fiebre amarilla. Pero no debemos  entrar en estado de paranoia pensando que va a salir un escorpión entre las sábanas o una serpiente junto al autobús. Aunque se vaya a Brasil, no se va a la jungla. Los partidos de copa se celebran en ciudades, algonas macrociudades, a las que sólo se aclimata el ser humano.

lei-seca7. En Brasil rige la “Ley Seca”. Según la cual, no se puede ingerir ni una gota de alcohol antes de coger el coche. Los turistas pueden conducir en territorio brasileño con el carnet de conducir del país de origen, pero hay que tener cuidado con lo que se bebe. En la puerta del estadio, en la playa, en el centro de las ciudades y por cualquier parte habrá vendedores ambulantes vendiendo cerveza, pero tampoco será difícil encontrarnos con un control a la salida. Desde 2009 el gobierno es muy estricto a la hora de aplicar la ley contra los conductores que hayan ingerido algo de alcohol. Por beber una cerveza pagarás 600 € de multa. A partir de 3 se contemplan penas de cárcel de entre 6 meses y 3 años.

8. En Brasil la alegría es contagiosa, así que después de seguir estas recomendaciones, relajate y prepárate a disfrutar no sólo de tu equipo, sino de un país que vibra con cualquier acontecimiento, alegre y despreocupado, sencillo y exótico, que alberga personas con infinitas ganas de vivir.Subida Corcovado

Si quieres escucharlo:

 

 

 

 

La Niña-Diosa viviente de Nepal

Kumari de Katmandú

Es la Kumari, la que provoca tanta admiración como compasión cuando uno llega a Nepal. Es una niña que no puede salir a la calle, no puede hablar con otros niños, no puede vivir con su familia,etc. pero es tratada entre algodones por los nepaleses. Creen que esta niña es un avatar.  No pertenece al elenco de ninguna película de ciencia ficción, ni es una imagen elegida como cabecera de redes sociales. Su realidad responde más a la definición estricta del término: “encarnación terrestre de alguna deidad”

Diosa Kumari KatmandúElla es a ojos nepaleses la auténtica diosa Taleju, que encamina al bien para derrotar el mal. Lleva los ojos pintados con una larga línea negra y en el centro de la frente un tercer ojo,  el ojo de fuego. A través de él ve otras dimensionas, que no deben ser muy entretenidas a juzgar por el semblante serio con el que aparece en las fotos.

Los periplos de las diferentes “Kumaris” que residen en localidades repartidas por todo Nepal comienzan a los 4 años y acaban con su primera menstruación. Se realiza un casting entre niñas de la casta más alta (he buscado relaciones etimológicas entre ambas palabras y no las he encontrado), según el criterio de las “32 perfecciones“. Se mira su voz, sus ojos, el cuello, las pestañas, los dientes…Palacio Kumari Baktapur

Si las misses de belleza occidentales lo pasan mal al ser preguntadas por la paz mundial, hay que ponerse en la situación de esta niña que debe mantener la compostura durante un ritual nocturno en el que se sacrifican búfalos ante su mirada. Mientras, bailarines gritan a su alrededor probando su valentía. Sólo una de las candidatas logra que la diosa se encarne en ella.

Palacio Kumari BaktapurY la diosa se queda con ella en su jaula de cristal, en un palacio con lujos que sus vecinos jamás conocerán, pero aislada. Y permanecerá en su cuerpo hasta la primera menstruación o antes si sucede un accidente que conlleve mucha pérdida de sangre. En ese momento la adolescente queda liberada de la deidad y puede comenzar a hacer su vida normal.

Sin embargo muchas ex-kumaris, como Rashmila Shakya relatan lo difícil que es abandonar el estatus de diosas y sobre todo, el palacio. Su nivel educativo es diferente al de los niños de su edad, a quienes por cierto encontraremos por las calles de Katmandú pidiendo dinero para un diccionario. Las supersticiones las persiguen, maldiciendo con la muerte a aquel hombre que se atreva a casarse con ellas y aseguran también que inmortalizarlas en fotografías trae mala suerte. Aunque reciben un sueldo vitalicio, la vida de Nepal no es fácil cuando se han probado las mieles divinas.Katmandu 20 118

En los últimos años el gobierno de Nepal se esfuerza porque se respeten los “Derechos del niño” con estas kumaris. Niñas que durante toda su niñez están privadas de experimentar un país lleno de color y miseria, de misticismo y resignación, de fiesta y severidad, pero sobre todo repleto de un tremendo magnetismo.

 

El culo caliente en Japón

Es una sensación desagradable, desde luego. Las abuelas dicen que al dormir con el culo al aire uno se constipa, y los japoneses parecen tener especial preocupación por el tema. La primera vez que lo noté fue en el metro, (la única vez que conseguí asiento)

Metro en hora punta-Carlos Roldán

Metro en hora punta-Carlos Roldán

Al principio pensé que acababa de sentarse otra persona, pero poco a poco me di cuenta de que no, de que ese calor que emanaba del asiento era constante, intenso y artificial. Efectivamente hay calefacción debajo del asiento. Además de toda la información de última generación que intenta evitar los despistes, el metro de Tokio nos brinda la cortesía de llevar las nalgas calientes durante todo nuestro viaje. Un viaje que puede ser bastante largo, debido a la gran extensión de esta megaciudad de 37 millones de habitantes si la medimos en su sentido más extenso.Vista Panorámica Japón

Pero capítulo aparte y muy de agradecer es el inodoro. Y en eso sí que hay que quitarse el sombrero, o yo por lo menos les alabo el gusto. OLYMPUS DIGITAL CAMERAPorque en los cuartos de baño siempre hace frío en invierno. Y la sensación de sentarse en el váter es desagradable. Eso debieron de pensar los japoneses cuando empezaron a ponerse de moda los primeros váteres a la isla, después de la segunda guerra mundial. Ese trance por el que los habitantes de tantos países hemos pasado, ellos no están dispuestos a sufrirlo. Y tan amantes como son ellos de las últimas tecnologías, se pusieron manos a la obra hasta elaborar un artilugio que está presente en no pocas casas de la capital nipona.

Sentarse en el vater a defecar es toda una experiencia en Tokio, cuando aprendes a manejarlo. El asiento tiene temperatura regulable. Al acabar, el propio inodoro hace las funciones de bidé. Accionando un botoncito comienza a salir un chorro de agua templada hacia la zona deseada, eso es toda una experiencia nueva, pero aconsejo no levantarse sobresaltado, porque el chorro comenzará a esparcir el agua por el suelo.hightech toilet

Y si ya entramos en virguerías en lo de defecar nos encontramos con que algunos tienen la función de secador para después de la experiencia del chorro. Tapa que se abre y cierra detectando nuestra presencia, para que no tengamos que tocarla, descarga automática, e incluso una aplicación llamada “princesa del sonido“. Parece que muchas japonesas accionaban continuamente la descarga para evitar que se pudieran oír sus ruidos corporales en tal momento. Para evitar el desperdicio de agua, se inventó un aparato con un sonido continuo de cisterna, problema resuelto totalmente a la japonesa.Cruce Japón Takeshita street

 

 

 

 

Así que en su próxima visita a Tokio, además de la calle Takeshita, el cruce más congestionado del mundo el de Shibuya, o los tranquilos y originales jardines, no os olvidéis de reservar un momento para entrar en el servicio y experimentar todo lo que su trono nos puede ofrecer.

¿Quién da la vez en Budapest?

8498004379_1806ebf69a_c

La respuesta es…nadie.

Y no es que haya por todos los lugares dispensadores de papelitos con el número de turno, no. Los húngaros han desarrollado un sistema que les evita confusiones a la hora de pedir pan, pescado, fruta o carne; la fila.Inside_the_Great_Market_Hall_in_Budapest

Entrar en el Mercado Central de Budapest es una de las experiencias más únicas que se puede tener en un mercado. Al atravesar la fachada de pirogranito uno puede quedar impresionado por la estructura de acero y cristal y no darse cuenta de lo más llamativo: el ambiente completamente silencioso. Los compradores se disponen en filas organizadas que les permiten esperar a que llegue su turno para, en voz baja, realizar al tendero su pedido. No buscan hablar ni cotillear, van a comprar. 2996

Tal vez les venga de la herencia comunista que aún se respira en la ciudad, y ni compradores ni vendedores quieren que se les convenza de unas u otras adquisiciones, pero la verdad es que a los húngaros no les gustaba el mercado desde el principio. Admiten, al igual que la Unesco que es una joya arquitectónica; el entorno, a orillas del río Danubio es único pero….costó mucho dinero. Y las reglas nada más inaugurarse en 1897…¡incómodas! Higiene extrema, precios fijados por el director del mercado, transporte de mercancías y horarios de la venta rígidamente controlados…

2995Prohibieron expresamente ofrecer mercancías en voz alta, gritar, cantar, silbar, usar palabrotas y blasfemar. Y lo peor, los habitantes de Budapest siempre se han quejado de que los precios en la ciudad nunca fueron los mismos tras la inauguración del mercado.

Pero hay algo en los habitantes que les hace comportarse de esa forma. Cuando van a escoger por ejemplo una de las carpas que están vivas en los acuarios de la pescadería no hablan de los que la comerán en su mesa en Navidad. pontyok-fulladoznak-a-tescobanLos húngaros son serios y pesimistas. Ellos dicen que les sale todo mal. Después de 145 años bajo el imperio otomano, entran a formar parte en el Imperio Austrohúngaro con papel de secundarios. Llega la Segunda Guerra Mundial (nada agradable para nadie) y entran a forma parte de la Unión Soviética. Se les ilumina el rostro cuando dicen que han inventado el bolígrafo, pero pronto vuelven a su pesimismo cuando recuerdan los datos que despide su economía.

Pero a pesar de todo, Budapest es un deleite para los sentidos: IMG-20131203-WA0032

-Para la vista, porque el paisaje que conforma la orilla del río es Patrimonio de la Humanidad

-El oído quedará encantado junto a la fachada del Conservatorio Liszt, donde alumnos de toda europa aprenden entre otras piezas, las “Danzas Húngaras” de Brahms.

– El olfato y el gusto se impresionarán ante la cantidad de pimentón del gulash o cualquier otro plato de nuestra mesa.

– Y qué mejor que sentir el tacto de las aguas de sus balnearios en nuestra piel ¡Date una vuelta por Budapest!1452422_10152084945439686_792571159_n

 

 

 

 

 

 

Coca Cola para los santos en Chiapas

La iglesia de San Juan Chamula en Chiapas, México, es quizás el templo católico más extraño que he visitado.2006_03_11_San_Juan_Chamula_5

culto-a-los-muertos-www.acontecercristiano.net

Culto a los muertos-acontecercristiano.net

Es una iglesia diferente y a la vez convencional. El exterior es común a otras muchas iglesas de la zona y en realidad a la de otras muchas en el mundo. Las personas que entran son las personas que hemos visto en los alrededores; los habitantes de Chiapas, herederos de los mayas con tez morena y vestimentas coloridos. Al entrar en la iglesia, llega la sorpresa.

Una iglesia sin bancos y con todo el suelo cubierto de agujas de pino. san juan de chamula chiapasVeremos velas por todas partes y esculturas de santos diferentes, con colores hiperrealistas, cintas que simbolizan las peticiones de los creyentes y espejos que ahuyentan el mal de ojo. El incienso, el olor de la cera y la resina, la extrañeza nos provoca incluso algo de mareo. Un murmullo de oraciones aturde la cabeza e incluso encontramos feligreses con gallinas vivas que se convierten en ofrendas.

Pero lo que más me llamó la atención en todo ese ambiente extraño fue que algunos de los fieles dentro de la iglesia ¡estaban tomando coca cola! Y no solo eso, sino que muchos estaban dejándola a los pies de los santos a los que rezaban. En este pequeño pueblo de México, esa bebida refrescante ha alcanzado la categoría de santa.

Coca cola para los santos-Tumblr All things Mexico

Coca cola para los santos-Tumblr All things Mexico

Es obvio que ingiriéndola, obliga a eructar, eso lo sabe cualquiera que la tome, pero para los habitantes de San Juan Chamula ese eructo es purificador y expulsa los malos espíritus limpiando cuerpo y alma.

 

 

CIMG0861

Sobremesa viendo la novela

Por eso la bebida ha recibido el apodo de “Santa”, y los habitantes de este pequeño pueblo indígena beben más refrescos que agua, por eso lo utilizan también en rituales funerarios rociando las lápidas con refresco. También se emplea en las mesas de negociación y por supuesto mientras ven la novela.

Visitar Chiapas es como visitar un México hermético por el que no pasa el tiempo. Los habitantes de los pueblos cercanos a San Cristobal de las Casas viven ajenos a los turistas que los visitan, incluso porque muchas veces ni entienden el español que hablan. La rutina y el quehacer diario parece ser lo único que importa al visitar una región mística y enigmática, diferente.CIMG0860

Entrada relacionada: Mujeres que cocinan pan para los muertos en Ecuador

Imprescindible en Tel Aviv: ¿dónde está mi habitación?

TEL018Es muy importante si viajas en fin de semana. No se trata de elegir un hotel que esté cercano al puerto de Tel Aviv o a la playa. Tampoco me estoy refiriendo a que nos alojemos cerca de el Jardín de la Cumbre, o que los múltiples bares nocturnos nos pillen cerca para no “perdernos” a la vuelta. Los arquitectos querrán estar en plena Ciudad Blanca, con sus edificios Bauhaus de formas geométricas limpias, pero no se trata de escoger hotel. Se trata de escoger habitación.

Edificio Bauhaus-Dana Friedlander

Edificio Bauhaus-Dana Friedlander

Porque el fin de semana tal como lo entendemos, comprende el sábado y el sábado es el día sagrado en la religión Judía. Y según los preceptos del judaísmo ese día hay que abstenerse de cualquier tipo de trabajo. Existen hasta 39 categorías de actividades prohibidas entre las que se encuentran hacer lazos, unir o separar hilos, apagar o encender fuego, o escribir o borrar 2 letras o más. Es decir, los judíos ortodoxos no hacen nada.

CIMG1624Por supuesto que los visitantes podrán disfrutar de la vibrante vida de Tel Aviv sin notarlo, no todos respetan esta norma, una de las entregadas a Moisés junto a los otros 9 mandamientos. Sin embargo, en el hotel sí observaremos cosas diferentes. La primera serán los carteles que hay en las puertas de las habitaciones. Habrá algunos de “No molestar”, otros de “Limpien la habitación”, pero también los habrá de “Observador del Shabbat”. El huésped/es de dicho cuarto está pidiendo a clientes y empleados del hotel especial respeto ese día.

Celebración del sábado-Jorge Novominsky

Celebración del sábado-Jorge Novominsky

Ascensor Shabbat-Flickr

Ascensor Shabbat-Flickr

Pero el protagonista de este artículo es el “Ascensor del Shabbat” que te hará pasar una noche toledana si te pilla cerca. Este ascensor parará 24 horas, día y noche en cada una de las plantas incesantemente, evitando así que se tenga que pulsar el botón, lo que supondría una ruptura de la regla por parte de los que opinan que no se puede manejar ese día ningún aparato tecnológico. Por tanto el consejo es que te asegures alojarte lejos del incansable “Ascensor del Shabbat” si eres tú el que quiere descansar.

1152¿Será por eso por lo que a Tel Aviv se le llama “la ciudad que nunca duerme“? La respuesta es no; los locales de ocio nocturno han proliferado mucho en esta joven ciudad, al igual que bares, restaurantes, salas de expociciones, etc. así que esa noche de desvelo se puede emplear en pasarlo bien entre gente menos religiosa. Y aunque hay que preparar el dinero, pues nos encontraremos en una de las ciudades más caras del mundo, en Tel Aviv se puede disfrutar de la comida, la bebida y el estilo de vido propio de la gente que vive a orillas del Mediterráneo.NormalTEL079