Lo que esconden las mujeres de Qatar

Doha QatarSon pocas las ocasiones que hay de cruzarse con ellas. En Qatar no se anda por la calle, el clima desértico lo impide y la arquitectura de su capital, Doha, no ayuda, no hay aceras en la mayor parte de la urbe. Los qataríes viajan en sus coches con aire acondicionado hasta dentro de sus casas, se coincide con ellos sólo en restarantes y, sobre todo, en centros comerciales. La vida se realiza en el interior.

Mujer en Corniche DohaLas mujeres qataríes son todo un misterio, escondidas bajo sus abayas (trajes negros de pies a cabeza) que sólo muestran sus ojos negros tremendamente maquillados, uno se pregunta qué llevan en sus bolsas de tiendas de marcas lujosas. Pues bien, bajo esos austeros trajes negros, las qataríes llevan lo mismo que en las bolsas. Vestidos de marca, joyas de diseño, gafas caras….¿Y por qué?

Abaya DohaPorque la austeridad y discreción se acaba cuando las mujeres se encuentran entre mujeres dentro de los muros de una casa. En sus fiestas privadas, las mujeres de qatar llevan escote y minifaldas, se maquillan como la que más y siguen los patrones que marcan las revistas de belleza de todo el mundo.

Zoco de DohaY es que los/las qataríes tienen dinero y mucho. Porque tiene petróleo, pero sobre todo gas. El país es el primer productor de gas natural licuado del mundo. Los mayores qataríes han inicado su vida formando parte de una tribu malnutrida y han pasado a pertenecer a la élite económica. La organización tribal tiene peso aún hoy en la sociedad qatarí y esto hace que sus ciudadanos no paguen impuestos y reciban beneficios sociales como algún tipo de propiedad, sanidad y educación. El trabajo lo tienen también asegurado, pues las múltiples empresas internacionales que hacen negocios en el país necesitan un socio qatarí, que a menudo se dedica sólo a recibir dinero. (Todo esto no se hace extensible por supuesto a los inmigrantes del país cuyas condiciones de vida varían mucho dependiendo de su lugar de origen)Villaggio Doha

Por eso las mujeres qataríes visten de Armani, Dior y Dolce&Gabbana, pero todo bajo una gran dimensión de tela negra que sólo deja ver unos ojos pintados con maquillajes caros y unas manos perfectas de manicura. Compran exclusividad en un gran centro comercial llamado Villaggio que emula a Venecia con canales y góndolas incluídas, pero muestran esa exclusividad sólo en su casa y para sus íntimos, para sus amigas, familiares y maridos.

La riqueza de Qatar, se encuentra en su subsuelo, la de sus mujeres, también va por dentro.

 

Para escucharlo:

[gigya src=”http://www.ivoox.com/playerivoox_ee_3439579_1.html”  width=”240″ height=”133″ ]

Entrada relacionada: Mujeres que cocinan pan para los muertos en Ecuador

La Niña-Diosa viviente de Nepal

Kumari de Katmandú

Es la Kumari, la que provoca tanta admiración como compasión cuando uno llega a Nepal. Es una niña que no puede salir a la calle, no puede hablar con otros niños, no puede vivir con su familia,etc. pero es tratada entre algodones por los nepaleses. Creen que esta niña es un avatar.  No pertenece al elenco de ninguna película de ciencia ficción, ni es una imagen elegida como cabecera de redes sociales. Su realidad responde más a la definición estricta del término: “encarnación terrestre de alguna deidad”

Diosa Kumari KatmandúElla es a ojos nepaleses la auténtica diosa Taleju, que encamina al bien para derrotar el mal. Lleva los ojos pintados con una larga línea negra y en el centro de la frente un tercer ojo,  el ojo de fuego. A través de él ve otras dimensionas, que no deben ser muy entretenidas a juzgar por el semblante serio con el que aparece en las fotos.

Los periplos de las diferentes “Kumaris” que residen en localidades repartidas por todo Nepal comienzan a los 4 años y acaban con su primera menstruación. Se realiza un casting entre niñas de la casta más alta (he buscado relaciones etimológicas entre ambas palabras y no las he encontrado), según el criterio de las “32 perfecciones“. Se mira su voz, sus ojos, el cuello, las pestañas, los dientes…Palacio Kumari Baktapur

Si las misses de belleza occidentales lo pasan mal al ser preguntadas por la paz mundial, hay que ponerse en la situación de esta niña que debe mantener la compostura durante un ritual nocturno en el que se sacrifican búfalos ante su mirada. Mientras, bailarines gritan a su alrededor probando su valentía. Sólo una de las candidatas logra que la diosa se encarne en ella.

Palacio Kumari BaktapurY la diosa se queda con ella en su jaula de cristal, en un palacio con lujos que sus vecinos jamás conocerán, pero aislada. Y permanecerá en su cuerpo hasta la primera menstruación o antes si sucede un accidente que conlleve mucha pérdida de sangre. En ese momento la adolescente queda liberada de la deidad y puede comenzar a hacer su vida normal.

Sin embargo muchas ex-kumaris, como Rashmila Shakya relatan lo difícil que es abandonar el estatus de diosas y sobre todo, el palacio. Su nivel educativo es diferente al de los niños de su edad, a quienes por cierto encontraremos por las calles de Katmandú pidiendo dinero para un diccionario. Las supersticiones las persiguen, maldiciendo con la muerte a aquel hombre que se atreva a casarse con ellas y aseguran también que inmortalizarlas en fotografías trae mala suerte. Aunque reciben un sueldo vitalicio, la vida de Nepal no es fácil cuando se han probado las mieles divinas.Katmandu 20 118

En los últimos años el gobierno de Nepal se esfuerza porque se respeten los “Derechos del niño” con estas kumaris. Niñas que durante toda su niñez están privadas de experimentar un país lleno de color y miseria, de misticismo y resignación, de fiesta y severidad, pero sobre todo repleto de un tremendo magnetismo.

 

El culo caliente en Japón

Es una sensación desagradable, desde luego. Las abuelas dicen que al dormir con el culo al aire uno se constipa, y los japoneses parecen tener especial preocupación por el tema. La primera vez que lo noté fue en el metro, (la única vez que conseguí asiento)

Metro en hora punta-Carlos Roldán

Metro en hora punta-Carlos Roldán

Al principio pensé que acababa de sentarse otra persona, pero poco a poco me di cuenta de que no, de que ese calor que emanaba del asiento era constante, intenso y artificial. Efectivamente hay calefacción debajo del asiento. Además de toda la información de última generación que intenta evitar los despistes, el metro de Tokio nos brinda la cortesía de llevar las nalgas calientes durante todo nuestro viaje. Un viaje que puede ser bastante largo, debido a la gran extensión de esta megaciudad de 37 millones de habitantes si la medimos en su sentido más extenso.Vista Panorámica Japón

Pero capítulo aparte y muy de agradecer es el inodoro. Y en eso sí que hay que quitarse el sombrero, o yo por lo menos les alabo el gusto. OLYMPUS DIGITAL CAMERAPorque en los cuartos de baño siempre hace frío en invierno. Y la sensación de sentarse en el váter es desagradable. Eso debieron de pensar los japoneses cuando empezaron a ponerse de moda los primeros váteres a la isla, después de la segunda guerra mundial. Ese trance por el que los habitantes de tantos países hemos pasado, ellos no están dispuestos a sufrirlo. Y tan amantes como son ellos de las últimas tecnologías, se pusieron manos a la obra hasta elaborar un artilugio que está presente en no pocas casas de la capital nipona.

Sentarse en el vater a defecar es toda una experiencia en Tokio, cuando aprendes a manejarlo. El asiento tiene temperatura regulable. Al acabar, el propio inodoro hace las funciones de bidé. Accionando un botoncito comienza a salir un chorro de agua templada hacia la zona deseada, eso es toda una experiencia nueva, pero aconsejo no levantarse sobresaltado, porque el chorro comenzará a esparcir el agua por el suelo.hightech toilet

Y si ya entramos en virguerías en lo de defecar nos encontramos con que algunos tienen la función de secador para después de la experiencia del chorro. Tapa que se abre y cierra detectando nuestra presencia, para que no tengamos que tocarla, descarga automática, e incluso una aplicación llamada “princesa del sonido“. Parece que muchas japonesas accionaban continuamente la descarga para evitar que se pudieran oír sus ruidos corporales en tal momento. Para evitar el desperdicio de agua, se inventó un aparato con un sonido continuo de cisterna, problema resuelto totalmente a la japonesa.Cruce Japón Takeshita street

 

 

 

 

Así que en su próxima visita a Tokio, además de la calle Takeshita, el cruce más congestionado del mundo el de Shibuya, o los tranquilos y originales jardines, no os olvidéis de reservar un momento para entrar en el servicio y experimentar todo lo que su trono nos puede ofrecer.

Imprescindible en Tel Aviv: ¿dónde está mi habitación?

TEL018Es muy importante si viajas en fin de semana. No se trata de elegir un hotel que esté cercano al puerto de Tel Aviv o a la playa. Tampoco me estoy refiriendo a que nos alojemos cerca de el Jardín de la Cumbre, o que los múltiples bares nocturnos nos pillen cerca para no “perdernos” a la vuelta. Los arquitectos querrán estar en plena Ciudad Blanca, con sus edificios Bauhaus de formas geométricas limpias, pero no se trata de escoger hotel. Se trata de escoger habitación.

Edificio Bauhaus-Dana Friedlander

Edificio Bauhaus-Dana Friedlander

Porque el fin de semana tal como lo entendemos, comprende el sábado y el sábado es el día sagrado en la religión Judía. Y según los preceptos del judaísmo ese día hay que abstenerse de cualquier tipo de trabajo. Existen hasta 39 categorías de actividades prohibidas entre las que se encuentran hacer lazos, unir o separar hilos, apagar o encender fuego, o escribir o borrar 2 letras o más. Es decir, los judíos ortodoxos no hacen nada.

CIMG1624Por supuesto que los visitantes podrán disfrutar de la vibrante vida de Tel Aviv sin notarlo, no todos respetan esta norma, una de las entregadas a Moisés junto a los otros 9 mandamientos. Sin embargo, en el hotel sí observaremos cosas diferentes. La primera serán los carteles que hay en las puertas de las habitaciones. Habrá algunos de “No molestar”, otros de “Limpien la habitación”, pero también los habrá de “Observador del Shabbat”. El huésped/es de dicho cuarto está pidiendo a clientes y empleados del hotel especial respeto ese día.

Celebración del sábado-Jorge Novominsky

Celebración del sábado-Jorge Novominsky

Ascensor Shabbat-Flickr

Ascensor Shabbat-Flickr

Pero el protagonista de este artículo es el “Ascensor del Shabbat” que te hará pasar una noche toledana si te pilla cerca. Este ascensor parará 24 horas, día y noche en cada una de las plantas incesantemente, evitando así que se tenga que pulsar el botón, lo que supondría una ruptura de la regla por parte de los que opinan que no se puede manejar ese día ningún aparato tecnológico. Por tanto el consejo es que te asegures alojarte lejos del incansable “Ascensor del Shabbat” si eres tú el que quiere descansar.

1152¿Será por eso por lo que a Tel Aviv se le llama “la ciudad que nunca duerme“? La respuesta es no; los locales de ocio nocturno han proliferado mucho en esta joven ciudad, al igual que bares, restaurantes, salas de expociciones, etc. así que esa noche de desvelo se puede emplear en pasarlo bien entre gente menos religiosa. Y aunque hay que preparar el dinero, pues nos encontraremos en una de las ciudades más caras del mundo, en Tel Aviv se puede disfrutar de la comida, la bebida y el estilo de vido propio de la gente que vive a orillas del Mediterráneo.NormalTEL079

 

Los chinos no usan pañales

Niño con kaidangkou- Dharbigt Maersk

Una de las cosas que más llama la atención al llegar a la República Popular China. Muchos niños llevan los pantalones sin terminar, y no es casualidad. Esta prenda llamada “kaidangkou” está pensada para falicitar la defecación urgente de los menores, sin tener los padres que llevar una bolsa repleta de pañales de repuesto.

Son varias las explicaciones que se pueden dar a esta costumbre: lo primero que pensarán muchos padres es que en ese lejano país las rentas no dan para tanto. Vosotros, padres, sabéis mejor que nadie lo que hay que rascarse el bolsillo para comprar al niño los entre 4 y 8 pañales de media diaria que necesita un bebé en España.

Cartel de “No escupir” en el metro de Pekín- Ana Benítez

Podríamos pensar también, y es cierto, que los fluidos y sonidos corporales en China no son tabú. Sin entrar en detalles escabrosos, son muchos los chinos que escupen, eructan, se liman las uñas o quitan los pelos de la nariz en público y sin rubor. No es para nada deshonroso por lo tanto que una madre o padre pongan a su hijo a hacer sus necesidades sobre una papelera en el centro de Pekín.

 

Madre y niño chino kaidangkhou-httpsforum.lowyat.nettopic2750582all-Songlap

Madre con hijo con kaidangkou en brazos-Songlap

Sin embargo y como siempre, tenemos también una lección que recibir. Y es que son raros los “accidentes” en los que padres o hijos se manchan más de la cuenta; porque los chinos están mucho más desarrollados en lo que se ahora llamamos “elimination comunication”,”comunicación de la eliminación“; la técnica que parece innata en los habitantes de este país de Asia Oriental  y que muchos padres occidentales hoy estudian. Mezclando un control de los tiempos y un desarrollo de la comunicación con los hijos, los chinos consiguen ahorrarse cientos de yuanes, de arcadas y de deshechos y criar a sus niños sin pañales.

 Desde luego China sorprende nada más bajar del avión. Si estás en Pekín no evites el tópico: visita la Muralla China.

 

china para marcos 400

Muralla China Pekín-Ana Benítez

Sólo recorriendo la “pequeña” parte visitable te das cuenta de lo inabarcable que es esta muralla de 21.196 km de extensión. Compra unas almendras amargas en los puestos que hay junto a las taquillas de venta de entradas y anímate a subir a recorrerla.

Muralla china en Pekín-Ana Benítez

Se puede bajar también de una manera más gamberra: a toda velocidad en tobogán.

 

 

 

Foto: Ana Benítez

Foto: Ana Benítez

Pero no olvides intentar hablar con alguien por el camino. Los chinos son simpáticos y curiosos. Les encanta hacerse fotos en posturas coreográficas y conocen a los jugadores de fútbol profesional españoles. Su capacidad de trabajo y resignación da mucho que pensar a cualquiera que llegue de Occidente.