Las patatas fritas de Bélgica

manneken-pisSon el símbolo nacional. Más que el Atomium o el divertido Manneken Pis, más que el orgullo de albergar a numerosas instituciones comunitarias. A la hora de pensar en un motivo de orgullo común, los belgas escogen las patatas fritas.4928046562_a422bec733_z

Una escena típica del país es ver la colas de personas esperando en la calle delante de un puesto de “Frituur”. Todos las miran con gula pero antes de echárselas a la boca pasan por un gran dispensario de mayonesa que utilizan con generosidad. Los belgas dicen que sus patatas fritas son las mejores del mundo y comparan las patatas de los diferentes puestos haciendo controles de calidad.

4344695768_4b8227bdf9_zLas patatas de los “Frituur” son siempre congeladas, y se fríen dos veces, una primera para “cocerlas” y que no queden crudas por dentro y otra para darles el punto final justo antes de ser consumidas por el cliente, que notará en sus manos el contraste del calor del manjar con la temperatura ambiente de un invierno de, pongamos por ejemplo, Bruselas.

Aparte de comer patatas, a los belgas les cuesta ponerse de acuerdo. Su sistema electoral es complejo e intenta dar voz a las tres comunidades lingüísticas del país, el neerlandés, el francés y el alemán. Las diferentes zonas de esta monarquía federal constitucional comparten pocas cosas. En 2011, Bélgica rompió el record mundial de un país sin gobierno. Los resultados de las elecciones anteriores no fueron concluyentes y costaba ponerse de acuerdo. Así que después de 8 meses, los belgas, hartos de esta situación, iniciaron la “Revolución de las Patatas Fritas”.

original.34143Por las calles de las diferentes ciudades se repartieron patatas fritas gratis y los “indignados” belgas caminaban por la calle muy enfadados, comiendo patatas fritas. Sin embargo, los dirigentes no se asustaron con esta medida drástica y esperaron hasta pasar los 541 días de negociación para formar gobierno. Así que podemos decir que el único consenso de la revolución fue las Patatas Fritas.

156197Pero la oda a la patata frita, no acaba ahí. En Brujas, se decidió que este elemento era tan importante en la dieta belga que se erigió un museo en su nombre, el “Friet Museum”, o Museo de la Patata Frita, cuyo eslogan es “van patat tot friet”, traducido, de patata a frita.friet04

Así que si de verdad queremos conocer el orgullo de los belgas, no vale la pena detenerse en la Plaza Mayor ni dar un paseo en barca recorriendo los canales medievales de Brujas. Hay que entrar en este museo donde nos mostrarán más de 400 objetos antiguos utilizados en la manipulación de las patatas. Nos hablarán sobre el origen de la patata frita y las múltiples posibilidades que tiene (que tiemblen los restaurantes de postín). Al final de la visita por supuesto, que se pueden degustar las frietjes, porque aseguro que después de visitar este museo pasa lo que después de escribir este artículo.

O me voy a comer patatas fritas o el empacho que me ha producido hablar de ellas hará que en un buen tiempo no me lleve a la boca el admirado tubérculo.

friet10

Si prefieres escucharlo, pincha aquí abajo

Anuncios

Un comentario en “Las patatas fritas de Bélgica

  1. Muchas gracias por compartir tus lectores toda esta información sobre la patata frita belga, sin duda, un ingrediente que forma parte del patrimonio gastronómico, cultural y turístico belga. ¡Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s